Eduquemos con el ejemplo

Pienso que es un buen comienzo el bebote de color, paseando en el carrito de madera reciclada, pero también pienso, que no garantiza que nuestros hijos respeten a los demás, ni a la naturaleza, ni a la humanidad.

La mirada dulce y compasiva hacia el

otro, no se encuentra en el estante de una juguetería. Se aprende en la casa, y con personas reales.

La amabilidad es para mi un don que ilumina al que la recibe y engrandece al que la da. Y es algo, que sí aplicamos a la diaria de la vida, irá calando en el espíritu de nuestros hijos, hasta transformarse en su patrón de comportamiento.

De repente cuidar nuestras actitudes y modales, puede ser la mejor inversión en educación que podamos darle a nuestros hijos y no requiere movimientos en nuestra cuenta bancaria.

Es un trabajo de hormiga y capaz para algunos no tan importante, como ser exitoso en otros aspectos de la vida.

En mi caso como padres, una de las mayores satisfacciones, sería saber que ellos empatizan con el mundo.

Claramente todos la pifiamos delante de ellos, pero es bueno tener siempre presente, que con el ejemplo aprenden los chicos y eso es para nosotros un desafío enorme, porque no sólo nos responsabiliza como sus principales educadores, sino que nos enfrenta a nuestras peores miserias.

Celebro cualquier metodología que fomente la inclusión, celebro el cambio de stándares en juguetes y juegos, pero pienso que eso debe ser consecuente con lo que nos ven hacer y ser.

Mucho abanderado de estas prácticas, que no hace otra cosa más que recordarme que últimamente en nuestra desorientada generación de padres, todo lo hacemos para la foto.

No enseñemos a decir Hola, saludemos y a la larga ellos también lo harán.

No fomentemos actos de desigualdad y ellos serán justos.

No nos riamos del especial y ellos los tratarán como iguales.

No seamos violentos y ellos mantendrán la calma y la paz.

No arenguemos la competencia y ellos compartirán el juego.

Por un mundo lleno de nenes y nenas abiertos de mente, alma y espíritu. Íntegros y con buen corazón.

Quién te dice, es el aporte más grande que podemos hacerle a este mundo devastado y violento…..niños que amen la vida, la respeten y la celebren!

Autor: Flor the Flower

Photo Credits: Victoria Odell Portraits Instagram @victoriaodellportraits

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s