La amistad en los tiempos de celulares ðŸ“±ðŸ™ˆ.

En un maravilloso episodio de la Anatomía de Grey y con una banda sonora que al menos a mí me eriza la piel, la mejor amiga de la protagonista dice “Si matara a alguien, es a ella a quien llamaría para arrastrar el cuerpo a través del suelo. Ella es mi persona”.

Cuántas personas tenemos en la vida a las que podemos llamar “para arrastrar cuerpos”. Y más importante aún, cuántas nos llamarían a nosotros para hacer eso. Hemos querido lo suficiente para que alguien en este mundo, nos llame para semejante labor?

Llamaríamos o solo mandaríamos un mensaje, clavarían el visto y nos responderían 2 días después, cosa que no sería tan útil porque para ese entonces llegó la policia. Que ha pasado con la amistad? Que ha pasado con mirarse a la cara, darse un abrazo, contarnos lo que nos pasa o escuchar la voz en una conversación ida y vuelta. En qué momento perdimos eso. Tan ocupados estamos? Tan dificil es hacerse el tiempo. Le dedicamos la cabeza y el corazón a aquellas personas a las que llamamos amigos? Sabemos entender, ponernos en el lugar, comprender?.

Contrario a lo que el mundo entero piensa respecto a quién es un buen amigo, disiento que un buen amigo es exclusivamente aquel que está en las malas. Desde ya que si es así, será una buena persona aquella que puede dejar de mirarse el ombligo y acompañar a otro en situaciones duras. Pero qué pasa con la amistad en la época de vacas gordas. Tenemos la capacidad de alegrarnos genuinamente por el éxito del otro, por la buena cosecha o buena suerte. Podemos sonreír de corazón aunque no tengamos muchas ganas. Bueno sobre ese terreno, es para mi, donde se construyen las buenas amistades. Personas que te miran bien. Personas que te desean el bien. Que se animan a un cumplido, a un comentario buena onda, a una felicitación, a un aplauso con admiración.

El factor común de mis verdaderos amigos consiste en: uno alguien con el que puedo estar en silencio. Y mira que para que yo esté en silencio; dos alguien con el que puedo ser yo misma. Ser uno mismo, verdadero, real, genuino. Parece fácil cuando uno lee, pero la espontaneidad en las amistades parece que ya no está de moda. Mucho mensaje que se escribe y se borra, mucho políticamente correcto o mucha bandera fanatizada por temas superfluos, muchas Pampas vs Chinas, como si nos olvidáramos las verdaderas esencias de cada persona a las que le abrimos no sólo las puertas de casa, sino del corazón y con las que en algún tiempo atrás supimos reírnos y disfrutar de otras cosas.

A lo largo de la vida las amistades toman formas diferentes, algunos perduran con el paso del tiempo y son esas que te conocen de chiquito que saben tus historias, conocen tu familia, comparten un sentido de pertenencia a un mismo colegio y a un mismo lugar. Más entrados en años y con historias pasadas sin contar ni compartir, están esos amigos que nos conocen desde otro lugar en otro momento de la vida pero que se suman a la cotidiana y acompañan no matter what.

Está sobrevalorada la amistad? Desde ya que para mi no. Capaz sí la cantidad de amigos. Una buena, vale más que 10 medio pelo. Pero de verdad construir este tipo de relaciones, mantenerlas en el tiempo, tener buenos recuerdos e historias personales con cada una de ellas, me parece de las cosas más importantes de la vida. Como madre, me encantaría que mis hijos construyan amistades sólidas y que las cuiden con detalles y gestos de cariño permanente.

Siempre pienso en la inmensidad del mundo y cómo el destino se encarga de ponernos cerca a grandes y valiosas personas que hacen del andar, un andar más feliz.

Definitivamente la vida con amigos es mágica.

Por eso, y aún estando muy lejos de muchas de mis amistades, les deseo un muy feliz día del amigo. Aquellos que supimos celebrar con regalitos sorpresa para el olvido, con cenas, con juego de cartas, con un llamado lindo de teléfono recordándonos mutuamente lo mucho que nos queremos a pesar de no vernos tanto.

Celebremos la amistad carajo, diría Mirta. Armen planes, dejen por un segundo a sus hijos con alguien, no les va a pasar nada, pónganse bonitos, reserven un buen restaurant y si no hay plata pidan pizza en la casa de alguno, pero festejen, ríanse, encuéntrense.

Especiales GRACIAS a cada uno de mis amigos. Los llevo en mi mente y corazón. Perdón si alguna vez no estoy de la manera que ustedes necesitan, háganmelo saber, porque de eso se trata la vida, de aprender y recalcular. A mí si me importa saber de ustedes.

Los quiero ❤️.

Que viva la amistad genuina, sincera y real. Décilo como quieras y te salga pero haceles saber el significado de su existencia. Porque un amigo es una luz (de celular, obvio)

Autor: Flor the Flower

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s