Nada

Nada…

Paseaba por la galería del barrio que me vio nacer en una de mis últimas visitas fugaces a Argentina. Me encontré con una persona que hacía mucho tiempo no me veía. “Estás igual” fue lo primero que atinó a decirme. Igualllllllll?????? Pensé…vos porque no me viste en bikini, ni durmiéndome en el medio de un cumple divertido, ni me viste gritar como una loca en el súper porque el nene tuvo una pataleta. Quizás no tenga tantas arrugas como alguien de 35 años pero juro que sí hay algo que no soy, ni estoy, es igual y en más de un aspecto.

Después de hablar de pavadas y poner personajes en común, llego la tannnnn esperada pregunta. En qué andas ahora?? Qué haces?? A lo que respondí: No estoy haciendo nada, a lo que respondió: Qué pena…!!

Por un segundo me gustaría volver el tiempo atrás y aburrirla hasta el hartazgo con la cantidad de cosas que hago en un día y pedirle que la pena se la guarde para otros. Pero no, ¿para qué molestar a la gente? Sí en definitiva con que yo sepa que lo que hago es mucho, ¿me debería alcanzar y sobrar o no?

La cuestión que me agarró una especie de necesidad de enumerar para adentro algunas de las cosas que hago en un día. Nunca me lo puse a pensar. Pero está bueno para dejar de auto boicotearme y convencerme de algo que no es real. Sí hago cosas y son muchas.

A las 6.00 a.m, Coquito, el menor, pide su mamadera. La toma y se duerme, a veces.

No pasa más de una hora que Pancho, el mayor, reclama a los gritos la presencia del padre que para su desgracia ya se fue a la oficina. Llanto desconsolado que despierta al menor, obvio.

Para las 8.00 a.m ya estamos todos listos para arrancar el día. Me preparo unos mates. Ni bien le pongo endulzante, sí perdonen campechanos pero yo no tengo ganado y me gusta el mate con Splenda, se arruina semejante ritual con la reiterada insistencia del mayor de hacer una máscara con temperas y plásticola. A las 8 gordo please no. Es muy temprano para jugar al rincón de arte, te lo pido por el amor de Jesucristo. Insiste. Agarro los lápices, el mantel y todo el kit y allí estamos los 3, pintando a esas horas de la mañana. Recuerdo llegar a la oficina y que mi jefe o el jefe de mi jefe, me pida ese reporte ni bien me serví el café y apoyé mi abrigo. Internamente te dan ganas de decir me cago en la globalización y en que en Europa sea ya el mediodía, pero loco dejame desayunar antes de acecharme con esa maldita y tan necesaria información que va a cambiar el rumbo de la empresa (?). Nunca lo hice y ahora tampoco. En el caso del jefe porque no a lugar, y en el caso del hijo porque es imposible, no lo va a comprender nunca.

Ok., digamos media mañana, me dispongo aún en pijamas, a dormir a Mateo en su siesta matinal. Tardo 20 minutos para lograrlo con canciones y upita. El niñito tan sólo duerme 20 malditos minutos. Relación costo-beneficio, perdí como en la guerra, porque en ese tiempo no puedo hacer nada más que tragar a bocanadas ese mate espantoso que está hecho desde la madrugada y procurar que el mayor no juegue a lanzar cohetes porque despierta al menor.

Tengo ganas de ir al baño. Creo que la última vez fue a las 12 de la noche del día anterior. Al baño ¿qué es eso? Era mi lugar preferido para chatear. Era. El lugar que era sagrado y ahora está más concurrido que la sala de espera del obstetra de Paula. Sí. Dos minutos en el baño. Dos e incluye bañarse.

Llegan las 12 y me pregunto en que minuto ya es mediodía. Almorzamos. Sí a embucharte con una ensalada desabrida podemos llamar almorzar. Acto seguido arranca el calvario para vestir y convencer a Pancho de que vaya al jardín. Allá vamos, llorando.

Vuelvo. Tengo hambre pero ya comí y me había olvidado. Rezo antes de entrar por que Coco esté dormido pero no hay caso, escucho risas en el comedor. Fuck lo tengo que dormir de nuevo… pero me aseguro esta vez de que lo haga profundamente. Lo apoyo y noto que se hizo popis. Por favorrrrrrr. Bueno ya fue que duerma así. En puntas de pies me salgo de la habitación y corro al auto para ir a mis clases de Pilates. Previa pasada por el súper y/o farmacia. En el viaje hablo con alguna amiga que también hace nada como yo.

A las 5.00 p.m busco al enano por el colegio. Volvemos, merendamos. Y arranca otra lucha pero ahora para bañarse, para evitar que coma galletitas así cena temprano y se duerme. Se hace de noche. Llega Andrés. Duerme al mayor y yo al menor. Nos sentamos a comer. La cena rica de Lili esta servida. El baby call nos da la peor de las noticas. El chiquitito brinca en la cuna como sí fueran las 2 de la tarde. Voy yo o vas vos??. El punto es que comemos solos. O él o yo. O nos esperamos pero con la comida recalentada. Tomamos un café. Y a la cama. A dormir 5 o 4 o 3hs hasta que el sonido de un enanito rechonchón me despierte reclamando por su alimento y comience de nuevo mi día.

Que hice? Nada? Pilates? No se sí nada es la respuesta.

Crio a mis hijos, los cuido aunque comparto esa responsabilidad con mi marido y con la señora que nos ayuda, pero yo estoy al mando, juego, los llevo, los traigo, les leo cuentos, hago gimnasia, intento charlar un rato con un ser mayor a tres años, tomo mates, lloran, miro dibus, los cambio, los duermo, los reto, los mimo. Pero no se sí no hago nada. Hacer nada es otra cosa. Me gustaría no hacer nada en algún momento del día. Pero hasta el que no hace nada, hace algo. Se me viene a la mente mis reclamos adolescentes hacia mi madre.. “Ya que estas al pedo me llevas a hockey!????” Whattt? Sorry ma!

En fin, eso. Ya estoy preparada para encontrarme con esa amiga del pasado, y decirle a que me dedico actualmente. Pero no por revancha hacia ella, no tiene la culpa de que le haya generado pena, sino para calmar la fiera interna que pelea constantemente entre lo que es y no es, convencida cada vez más, de que hace mucho más que nada.

Autor: Flor the Flower

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s