Quiero bailar al ritmo de mi corazón.

Me miento sí digo que no soy feliz con lo que hago, porque es precisamente el lugar donde quiero estar hoy. Pero a veces no me lo permito, porque no quiero sonar conformista. Tal vez lo soy, tal vez lo estoy. Conforme, agradecida y feliz.

Comprendo que moverse hace bien, pero a veces quedarse quieto también. Al menos a mi me resulta, me abre mas espacios para la conexión con mi presente.

Me contradigo internamente, por un lado siento la necesidad de bajar un cambio y por otro lado, la de estar en constante estado de búsqueda, atrás de algo, vigente y activa.

El slogan del disfrute a máxima intensidad, me resuena, porque siento nos pone en un lugar de frustraciones recurrentes, percibo en el concepto de “solo se vive una vez”, que no se contemplan los grises, que no hay días malos en vidas felices.

Es un mensaje exigente, porque nos obliga a vivir replanteándonos todo, todo el rato. Y yo insisto, que se puede estar bien, a pesar de estar mal. Que a veces es sólo una cuestión de actitud.

Que sí me indago constantemente, siempre algo voy a encontrar. Creo que es sano darle genuino respiro a la cabeza.

No me hago la tonta con lo que siento, muy por el contrario le doy lugar a mi sentir, pero avanzo.

Capaz soy de las que no le aburre lo aburrido, porque no le resulta aburrido.

Quizás soy de las que le baja la expectativa a las cosas, para que le sorprendan gratamente o para que simplemente confirmen que no siempre todo sale como lo planeamos.

Tal vez soy de los que piensa que vivir ya es una aventura y que todos los días, por más rutina que tengamos, cada despertar es un desafío nuevo.

Estoy trabajando para disfrutar de lo que soy y tengo, para tratar de no mirar tanto el jardín del vecino. Porque es en la comparación en donde me incomodo. En dónde empiezo a hacerme problemas donde no los tengo. Yo soy esto, yo elegí esto y esto me hace inmensamente feliz.

Debo intentar transitar mis días a mi ritmo, porque creo que es el camino para vivir armoniosamente.

Hacerme cargo de mis elecciones, ser auténtica y honesta con lo que me gusta hacer y con lo que siento que tengo que hacer.

Me animo a decir en voz alta que estoy conforme.

Le saco la connotación peyorativa al término, porque creo que nada es más aliviador que sentirse cómodo, ordenado y tranquilo. Con lo que uno es, con lo que uno siente, con lo que uno tiene.

Autor: Flor the Flower

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s