Veinte dieciocho

Casi sin releer lo que escribo me dispongo a saludarte por fin de año. De fondo mi hijo menor llora porque no lo dejo subirse a la cama saltarina con los otros tres, que saltan alto y a mi me da vértigo.

Te escribo así rápidito pero te escribo. Porque no puedo dejar de agradecerte el haber escuchado mis historias, el haber compartido las tuyas conmigo y haber logrado un ida y vuelta maravilloso. Me ahorre unas sesiones de terapia y aprendí muchas cosas con ustedes. Me animé a hacer algo que siempre me gustó y la recompensa fue extraordinaria. Gracias!

Balance? Ni balance ni balanzas por acá. Tratar de disfrutar la vida con lo que me toque vivir. Mis hijos son la mayor fuente de felicidad y junto con mi compañero inseparable, la razón de mi existir. El club de los 4 está listo para armar valijas y apostar a hacer hogar aún más lejos de mi primer lugar. Que aprendí con la despedida eterna? A valorar cada juntada, cada charla, cada encuentro. En mi vida recibí tantos abrazos y para mi ser, eso es mucho que soportar. Dejarse despedir y agasajar, tuvo su costado simpático.

No quiero filosofar ni nada, seria faltarle el respeto a los catedráticos, pero que importante es ser agradecido. Me sobran motivos para brindar. Tengo una familia extraordinaria, amigos de otro planeta y mucha buena onda alrededor. Y aunque algunas penas me visiten de vez en cuando, se que son necesarias para crecer y alimentar el espíritu. Gracias a cada uno de mis afectos por ser parte de mi vida y querer quedarse en ella.

Les deseo un año lleno de buenos momentos que atesorar. Elijamos vivir en paz. Elijamos ser felices con lo somos y tenemos. No dejemos de hacer y pensar bien. Basta de tanto must have, to do list y zarasa y vayamos por la vida más libres de estereotipos, más livianos de cosas descartables y más cargaditos de amor.

Para aquellos que esperan el cambio de año con ansias, porque el año que nos deja no fue el mejor, les deseo un año con nuevos comienzos, nuevos amores, paz y tranquilidad.

La vida es una suma de pequeñas cosas. No tengo duda de eso. A por ellas!!!!

Un abrazo de esos que me cuesta dar en este año que comienza y en el otro que se va.

Felicidades para todos. Nos encontramos por aquí en breve con pilas e ideas acomodadas desde otro lugar de este pequeño e inmenso mundo. Espero volver pronto con muchas historias que contar!

Dios los bendiga! Feliz año Nuevo!

Flor the Flower.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s