A mí me duele igual que a vos.

“A mí me duele igual que a vos”, deslice mientras de nuevo se me tiraba encima porque supuestamente, yo era el dragón malo a quien derrotar. De verdad me duele, mamá es de carne y hueso. Yo no sé si le rompí la ilusión o si le hice un favor avisándole tempranamente que antes de creer que yo soy infalible e inquebrantable, soy un ser humano común y corriente que comete errores, que sufre y que a veces llora.

Jugar con varones es casi un deporte extremo. Te descuidaste y en dos segundos los montados encima tuyo. Yo siempre fui medio bruteli, de esas que le gustaba el fútbol, jugar a las luchas, esa chiquita que aun teniendo su barbie y sus pequeños Pony, añoraba el barco pirata de los Playmovil. Pero ahora como mamá tengo que hacer un esfuerzo para meterle onda al juego del karateca.

El punto que a mí de verdad me duelen algunos juegos que rozan la violencia, porque vamos a quien le gusta que le tiren con de todo, para eso está papi que los revolea por el aire feliz sin sufrimiento ni pánico.

Entonces una voz tímida dice en mis pensamientos “Sabes lo que pasa gordo”, a mamá a veces no le divierte jugar a eso, te lo digo de frente manteca y de paso también te digo que tampoco ver al goma de Blippi y sus tractores, ni a la señora que Chuli que abre huevos Kinder y no los come y a mi eso me parece un crimen. Pero ahí estamos mi culpa y yo, mis miedos y yo, mirando el dibujo o jugando a los caballeros aún no teniendo ganas. Será que me cuesta el estar y no estar. Sera que a veces creo conectar y desconecto. Será que llego el momento, luego de haber estado tan ahí, que le quite un poco mis ojos de encima y que me mire también. Que me anime a decir hijos míos mamá va a hablar con una amiga, diviértanse entre ustedes que yo los cuido de lejos en lugar de decir sorry mañana te llamo y me contas de tu vida.

Porque en ese “a mi también me duele” visualicé claramente que a mi también me pasan cosas. Que es un error confundir presencia con intensidad maternal poco saludable y ausencias mentales esporádicas con falta de afecto.

A veces y sin ánimos de juzgar las decisiones y formas de los demás, veo amigas, gente en la red social y demases, que en un periquete arma planes sin hijos, entra y sale de la casa, arma valijas chiquitas, hace gimnasia y de ahí se va a un almuerzo y de ahí si le alcanzan las horas se hace las manos y los pies antes habiendo ido a la oficina. Y me pregunto como carancho hacen? Pero no desde un lado de logística, está claro alguien las ayudará, sino como hacen para repartir tan bien la libido y seguir “siendo” aún siendo madres permitiéndose disfrutar plenamente.

Las realidades de cada personas son de cada personas y no todos tenemos las mismas oportunidades de elección por eso dadas las circunstancias de cada una, quiero pensar que elegir por un rato ponernos a nosotras, a nuestra relación marital, a nuestros deseos, un poco bajo el cuidado personal no hace mal. Cuantas veces me ha pasado que salir de la rutina de mamilandia me cargo de energías y me hizo una mejor mamá cuando llegue a casa?

Yo siempre insisto con lo mismo, estoy feliz con mi vida, y feliz no significa carecer de temitas, pero reafirmo mi decisión de responder a mi necesidad de estar en casa en los primeros años de mis hijos, porque siento que es ahí donde quiero estar. Pero a veces quiero salir corriendo y el simple hecho de permitirme decirlo en voz alta ya me libera la mente.

Creo y en eso estoy ahora, que diseñar un esquema donde pueda darme el espacio y no solo escasos minutos que restan o escapes mientras que se bañan y otros lo cuidan, sino verdaderamente un lugar, es fundamental para no caer en un terreno de frustraciones que sin querer trasladamos a nuestros hijos y se traducen en malos modos, poca paciencia y desarmonía.

Yo no me voy a castigar más en la comparación con las demás mamás porque tampoco conozco sus necesidades, ni sus criterios, ni sus formas, con solo estar segura que en esta etapa prefiero estar más cerquita y eso me satisface y alegra ya está bien. Pero de lo que sí debo ser consiente es de no perderme.

Sería horrible pensar que porque me elijo un rato no elijo a mis hijos. Por favor que no nos hagan creer eso. Por favor no nos digan que las mamás no podemos enfermarnos, que está pésimo hacer ese llamado importante mientras le ponemos los dibus, o que es un delito compramos unos zapatos nuevos en lugar de comprarles las zapas a ellos. Por favor no nos vendan que debemos ser robots y no seres humanos. Egoísmo es otra cosa, falta de amor no es eso. Dormí tranquila que tus hijos te aman aunque trabajes y sino mete la mano en el bolsillo y volve a mirar el corazón que te dibujo para desearte suerte en esa reunión importante, no cuentes las horas lejos de casa, conta las que faltan para ese abrazo interminable aunque te hayas ido un ratito. Hacer todo por los hijos también implica seguir viviendo y dejarlos divertirse con papá mientras mamá se va de joda, vincularse con los abuelos mientras te pones linda para reencontrarte con tu marido o simplemente dormirlos temprano para en la mesa ser 2 y no 4. Porque ellos están por encima de todo desde el día que supiste que los ibas a tener. Pero acá no es o ellos o yo, ganar o perder. Acá es convivir con múltiples roles y permitirme a mi tiempo, ir saliendo de vez en cuando con la cartera más liviana, rehacer una nueva yo, para a su vez permitirles a ellos caminar por el mundo sin la mirada permanente de mamá. Una cosa es desentenderse de los hijos que habrá quien lo hace y que pena por esos niños y otra muy distinta es elegirse de vez en cuando, es respirar libertad por cortita que sea, es charlar en una mesa sin tener que celebrar cada movimiento que hacen.

Yo más que en plan verano estoy en plan mujer, porque a mamá también le duele y te aseguro que más que a vos, porque me duele lo mío y me duele lo tuyo. Yo no soy heroina de nadie, yo soy una mamá imperfecta que los ama en forma desmedida, que es miedosa y culposa, pero que trata de como puede y le salga, volver despacito a encontrarse.

Autor: Flor the Flower

Ilustración: Gia para Voy por mi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s