Una novela cualquiera 1

★ ᴛᴇ ᴘʀᴇsᴇɴᴛᴏ ᴀ sᴏʟᴇᴅᴀᴅ ★· El otoño era inminente. Los rayos de sol ya no tenían la misma potencia que en verano. Era sábado alrededor del mediodía. En general casi el noventa por ciento de su entorno tenía planes los sábados al mediodía. Si no eran partidos de fútbol de los hijos, eran almuerzos familiares o juntadas multitudinarias de amigos rodeados de niños. Mientras tanto ella, paseaba mirando vidrieras. Este último tiempo había dedicado mucho de su rato libre a deambular por los paseos de compras. Llenaba su placard de ropa que muy posiblemente jamás usaría. Imaginaba salidas, cenas, pensaba entre sueños qué ponerse para ese día. Pero ese día no llegaba nunca. Parada en su local favorito de zapatos, dispuesta a gastar una millonada y comprar el cuarto par de botas de la temporada que todavía ni siquiera había empezado, alguien le golpeó el hombro. Ella no se inmutó. Soledad sos vos? Le preguntó una voz masculina que le sonó familiar. Se dio vuelta, medio desorientada y ahí lo vio. Tragó saliva, levantó las cejas y parpadeó. Atrás de esa barba canosa y pelo despeinado estaba él. Qué haces acá? Fue lo primero que se animó a decir. Hola, no? Le contestó. A ella no le salían las palabras de la boca y no podía controlar el ritmo acelerado de su corazón que latía a mil por hora. Habían pasado años, más que años, una vida, desde que no se veían, pero cuando uno se encuentra con personas que guarda y lleva adentro, siente como si las hubiera visto ayer. Esas personas aparecen en fotos, canciones, olores, recuerdos. Y ahí están tatuadas en las profundidades del alma. Mantuvieron una conversación corta, poniéndose rápidamente al día, muy por arriba. Como en esas escenas de película que tanto ella había visto y había implorado le pasara, ahí estaba, sonriendo amablemente frente a un desconocido conocido que alguna vez supo ser el amor de su vida. Ella decía que no, que uno únicamente puede declarar al amor de la vida el día que muere. No hacía falta llegar a la muerte para percibir que para ella, él tenía ese título. También era real que ella un poco había muerto el día que él la dejó.#unanovelacualquiera #sneakpeek #encrudo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s