Una novela cualquiera 3

★ ᴛᴇ ᴘʀᴇsᴇɴᴛᴏ ᴀ ʟᴇᴛɪᴄɪᴀ ★

Quién iba a imaginar en 1980 que unos años después, las Leticias iban a ser centro de cargadas. Si corrías con la suerte de tener un poco de pechos estabas salvada. Pero si en la repartida de atributos tu cuerpo daba más para nadadora de natación que modelo de corpiños, estabas condenada al fracaso. Era obvio que cuando cumpliera la mayoría de edad iba a hacer lo imposible para que le pagaran la cirugía estética. Y así lo hizo. Lástima que las tetas no eran lo único que acomplejaban a Leticia. El reflejo de su imagen en el espejo siempre había sido un tema para ella. Miles de horas en el gimnasio, dietas y muchas sesiones de terapia tratando de amigarse con ella misma. Padecía desórdenes alimenticios disfrazados de vida saludable. No puedo explicarte lo que le costó transitar su embarazo. Se pesaba todos los días durante las 40 semanas. Recién se le notó la panza al sexto mes. Hizo de todo para no engordar. Corría, hacia Pilates, yoga, drenaje linfático y comía lechuga. No sabemos cómo Pedro no nació verde. Su postparto fue para el olvido, vulnerabilidad nivel mil, para colmo fue una de las primeras del grupo en ser madre. Para algunas la maternidad no es instintiva ni fácil. Se sintió bastante sola en el transcurso del primer año de su bebé. Pasaba días en su living esperando llegara su novio, mirando televisión o leyendo algo. Insistía en comprarse esas revistas con la celebridad de turno espléndida recién parida en la portada bajo el titular “La lactancia me hizo volver rápido a mi peso”, que lo único que lograban era obsesionarla más. Ella no pudo amamantar a su hijo y eso la frustró. Ahí sí que aplicaba la rima cargosa que combinaba con su nombre. Porque en la actualidad hasta el portero de tu casa sabe como se alimenta tu bebé.

Ella y Soledad fueron compañeras de facultad. Se conocieron cuando les tocó hacer juntas un trabajo práctico de Macroeconomía. Se hicieron muy amigas. Compartían mucho tiempo juntas. Leticia fue un gran apoyo para Soledad cuando Gaspar la dejó. Era una mujer con muchos dilemas personales, con un pasado difícil, pero siempre al pie del cañón, siempre presente.

#unanovelacualquiera #ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s