Una novela cualquiera 5

★sᴏʟᴇᴅᴀᴅ ★

“Perdóname. Te juro que no quise irme así. Me dio miedo, no sé qué decirte. Éramos chicos, y yo era un inmaduro. No creas que a mi no me dolió. Me dolió por mi y por vos. No te merecías nada de eso. Con el diario del lunes sé que no vale, pero pienso que lo que pasó nos vino bien”.“Bien, bien? Me estás cargando Gaspar. ¡Cómo se nota que no tenés ni la menor idea de lo que fue mi vida después que te fuiste!. Te agradezco tus disculpas pero yo no tengo nada que disculparte a vos. El perdón me lo tengo que pedir yo. Cómo pude castigarme así. Las vendas en los ojos me las puse yo solita. Vos eras un buen chico. Así que no te preocupes por disculparte, pero por favor no me vengas a decir que fue lo mejor que me pudo pasar, porque dejame creer que hay una vida mejor que ésta. Cómo te subiste a ese avión te juro que no lo entiendo, pero eso quedó atrás. Chau, un gusto verte”.Un bocinazo la sacó de escena. Ojalá Gaspar le hubiese dicho perdoname. Toda esa charla fue un invento de su cabeza mientras miraba por la ventana del taxi y esa canción sonaba de fondo. Deberían prohibir las canciones de amor o al menos avisarte antes de que empiecen a sonar, que se viene algo empalagoso y para algunos macabro.La realidad fue que él habló con ella como si se hubiese encontrado con una compañera de colegio que no veía hace 20 años. Sonriendo le contó que estaba de visita unos días en Buenos Aires, asumiendo que Soledad sabía todo de su vida y sin entrar en tanto detalle.“ Quién te crees que sos pibe? Yo te borré de mi vida y no se si vivís en San Francisco, en Río o en San Isidro. Ni idea si te casaste con Martina, si tenés tres varones y dos perros que se llaman Enzo y Muñeco . Si seguís trabajando en Pepsi o te cambiaste a Google”. Lástima que ella si sabía todo eso. Hasta el nombre de los hijos sabía. Maldito, cómo se le ocurrió ponerle Juan. Ese era el nombre que le iban a poner a su hijo si es que alguna vez tenían uno. Soledad basta. No te maquines. No volvamos a esto por favor. Fue un encuentro insignificante. Respirá profundo y cálmate.“Son 200 pesos le dijo el señor del taxi”. Pagó y entró corriendo a su casa. #unanovelacualquiera #sneakpeek

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s