Una novela cualquiera 7

☆Soledad☆

La fiesta ya estaba terminando. Soledad la había pasado bien. Su expectativa: debacle, pensó que no iba a poder respirar y no precisamente por el vestido apretado, sino por la presencia de Gaspar, sin embargo pudo relajarse y disfrutar.

Se fue al baño a retocar un poco el maquillaje, aunque a las 5:45 de la madrugada no hay mucho que retocar, a no ser que te agarre un cirujano. Se sentó sobre la tapa del inodoro y se agarró la cabeza con las dos manos. “¿Qué hace con ese mamarracho de mujer? Pensé que tenía mejor gusto. Avísale a tu noviecita que a los casamientos no se va vestida de blanco a no ser que seas la novia.” Escuchó a lo lejos una canción que le gustó y salió disparada del baño, enmudeciendo sus pensamientos, con la suerte de toparse en la puerta con la susodicha de Gaspar, a la que miró de reojo y le cedió el paso.

En el centro de la pista los más allegados a los novios y los más borrachos, formaban con abrazos una especie de círculo al ritmo de un clásico de fin de fiesta que daba pie al momento melancólico de la noche. Con los novios en el centro de la ronda, “Un pacto para vivir” empezó a sonar y como por arte de magia, la mano que agarraba la de Soledad era la de Gaspar. La gente cantaba agónicamente a los gritos. La China y Nacho se besaban cariñosamente. Soledad lo único que podía sentir eran los latidos fuertes de su corazón. El aire olía a Gaspar, ese perfume tan característico que por años había sido su olor a hogar. Se hacía la que no se había dado cuenta que era él quien tenía al lado y miraba fijo a los novios. Él si se había dado cuenta, lo había hecho a propósito. Le apretó la mano como llamándola, ella giró su cabeza y sumergida en una emoción interna por la situación, por el tema musical, por todo, le sonrió nerviosa. Se miraron. Duró unos segundos. Viendo que su novia se acercaba, se apuró y le gritó al oído. “Qué linda estás Sole, te voy a querer toda la vida”.Le soltó la mano y se abalanzó arriba del novio buscando refugio en el tumulto.

Ella inmóvil, parada en el medio del salón, tomó aire y corrió, otra vez al baño, pero esta vez a llorar a escondidas. Debacle. #unanovelacualquiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s