Una novela cualquiera 11

★ELLOS ★⠀

Leticia y Ramiro la alcanzaron a su casa. Eran casi las siete de la madrugada. Ella en la parte de atrás del auto, con las llaves en mano veinticinco cuadras antes de llegar y una cara de no se sabe qué. Molida, aturdida. “Por qué si yo estaba olvidándome de vos Gaspar, no estaba en mis planes esta declaración”. ⠀

Saludó a ambos y les agradeció el aventón. Leticia le dijo que la llamaba mañana. A juzgar por su cara algo también le pasaba a ella, que además de pálida tenía los ojos raros. ⠀

En el ascensor se miró al espejo y sonrió, bajo la única presencia de ella y su alma, dejó ver que ese beso en la frente no le había molestado tanto. ⠀

Se comió unas galletitas con mermelada, tomó un té con leche y se fue a dormir. No se sacó el maquillaje, con suerte se puso un remerón de pijama. Cerró los ojos y cayó rendida.⠀

Despertó el domingo a las dos de la tarde con mil llamadas perdidas de su mamá que quería saber del casamiento. Entre tanta pavada había una llamada de él y un mensaje de voz en su teléfono. “Voy para allá. Te pido que me abras la puerta. Te juro que es la última vez pero déjame verte antes de irme”.⠀

“Ok”. Apretó enviar y exhaló profundo.⠀

“¿Qué hice?¿Qué le digo?¿Qué quiere?¿Qué me pongo?. Mejor me baño así me tranquilizo. Necesito sacarme esta resaca asquerosa”.⠀

Le hacía ruido el corazón. Ese corazón estaba roto pero sanando lentamente. Frágil no tocar. Por suerte la cabeza estaba lista para una buena defensa. Horas bien invertidas en terapia. ⠀

Cuando se dirigía para la ducha, sonó el timbre. Entró en pánico. No podía ser que él ya estuviera en su casa. ⠀

– Quién es? ⠀

– Gaspar.⠀

“La puta madre que haces acá tan temprano y yo así toda desalineada. Cálmate Soledad, tranquila al menos lávate los dientes y perfumate. No estás de levante, solo vino a decirte adiós por segunda vez”, pensó mientras respiraba para contestar.⠀

– Ahora bajo, dame dos please.⠀

– Tengo llaves, no bajes. ⠀

“Qué hace con llaves de mi casa. En qué me metí, mi mamá tenía razón es un tarado. Seguro que viene a contarme que Julia está embarazada y que se va a casar. Con razón la desubicada estaba de blanco”.⠀

Dos golpes de puerta. #unanovelacualquiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s