Hermandad

Yo no quiero mandarme la parte y decirte que tengo los mejores hermanos del mundo, porque seguramente me vas a decir que los tuyos son mejores, y tal vez tengas razón y yo también. Pero los que tenemos la fortuna de tener hermanos y querernos mucho, podemos afirmar que el camino es más fácil cuando te sentís acompañado por alguien que te conoce con sólo mirarte.

Mi hermana trae alegría, mi hermano humor y yo te pincho el globo en un instante , decime si no somos un trío sensacional y complementario.

Cuando mi hermano me llama Florencia y no Lencia la cosa viene de reto, cuando mi hermana me manda un audio de 10 minutos se viene pedido de ir a la Cochinchina a buscarle una tela para hacerse una cortina. Códigos. “Oso llamando a pelícano”. Ahí estamos siempre, como sea pero estamos. Le agradezco a mis papás que siempre alentaron ese vínculo, sin competencias ni comparaciones y nos enseñaron que a veces darle el lugar a alguno por encima del otro según las circunstancias, está bien y eso nos favoritismo, es amor. No hace falta que todos a la vez llamemos la atención, hace falta hacerse el aguante y apoyarse cuando alguno lo requiere.

A veces sos Dalma y Gianinna, a veces la Nati de las Soledades y la Gustavo de los Guillermos, y otras la Silvina de las Escudero. Lo importante es que los tenés y tu vida no sería la misma sin ellos. Cuídalos, porque valen oro. Party of five, This is us..gracias por existir. Porque la vida no es sólo una historia de amor de un hombre con una mujer o de una madre con sus hijos. Los hermanos son una linda historia de amor, con secretos bien guardados, con risas a montones, con peleas y con actos de lealtad y compañerismo que a veces también nos dan nudo en el estómago y nos emocionan hasta las lágrimas. #extrañitis #hermanos

PH: muchos años atrás compartiendo algo que nos gusta desde siempre.

A las nenas también nos gusta el fútbol

Cuando yo era chica, me encantaba jugar a las Barbies y a ese juego maravilloso donde armabas colecciones de ropa que maldigo no haber guardado mi portfolio, porque ahí había talento. Pero además a mí me gustaba el fútbol. Quizás por eso cuando llegó el varón a la familia, me sentí un poco celosa, porque iba dejar de ser la que pateara pelotas. Sin embargo ahí estaba yo, todos los domingos alentando a Boca. Recuerdo esos viajes a la cancha, nerviosa, ansiosa, porque cuando uno va a ver al equipo que le gusta, siente todo eso y más. El plan era ese, mamá y hermana anti fútbol (ahora casi vendida al equipo contrario), se quedaban en casa haciendo cosas de chicas, y mi papá, mi hermano,una banda hermosa y yo, rumbo al partido. Entrar a la Bombonera era emocionante.“Papi quiero contarte algo le dije un día, yo fumo, te jode si me prendo un pucho”.Lindos cigarrillos hemos compartido, contando los minutos para que acabe ese tremendo encuentro. El fútbol se siente o no se siente y si bien me alejé de las canchas hace mucho y mi hermano me sacó el título de hincha y me puso el de simpatizante, yo lo sigo sufriendo. Que te cuento que me casé con un gallina de pura cepa que con el tiempo aprendió a respetar mi afiliación y jamás intento cambiarla. Somos tan lo más juntos que era necesario pelearnos por algo, no?. Ahora que vivimos lejos no nos queda otra que compartir los súper clásicos. Sólo una vez fuimos al monumental juntos. Todavía me acuerdo del penal que erró el ex marido de Wanda. Él seguro que no le hace gracia, pero a mi mas allá de la victoria, me encantó ir juntos. Este finde tendremos que compartir la final en la que son mayoría (no pude negociar cachorro bostero) así que con mucho orgullo me pondré mi camiseta, para que ellos sepan, que todos podemos compartir cosas sin importar si son rosas o azules o pelotas o cocinas, que en una familia no todos tenemos que querer o pensar las mismas cosas. Que a mamá también le pueden preguntar dónde juega quién, mamá fue a estadios de muchos lugares, mamá tiene lindos cuentos que contar de aquella juventud donde además de revistas y albumens de Rainbow Brite, leía formaciones.

#loqueseheredanosehurta #Románelmásgrande

Oscurece…

“Salí de acá”. Le dijo la luna al sol, mucho antes de la hora acordada. “Ahora quiero brillar yo”, y lo mandó a mudar para otro lado. Otros dicen que la luna se solidarizó con el sol, y como lo vio cansado, le dijo que se fuera a acostar temprano y que ella se encargaba de su jornada. Viste, a veces depende de quién cuente el cuento, de lo que uno quiere creer y de lo que prefiere ni enterarse. La cuestión es que son las 4 de la tarde y es de noche. Que loco y pensar que capaz en otro rincón del planeta ya está por empezar un nuevo día.

Es sábado, hace fresco y mi mejor plan es volverme a casa con mis cachorros y marido, prender el fuego, cocinar algo rico y mirar una película.

Tal vez vos estás viendo qué ponerte para ese primer encuentro, o estás repensado qué decir para cortar con tu novia. El plan con amigos era un planazo, digo era, porque la última vez que fui a bailar con amigas el hit era “Dime que me quieres” y sonaba en Liquid. Que divertida es la vida con amigos. Cuídate si salís y cómete un chocolate con dulce de leche si te quedas adentro.

Sea cual sea tu plan de sábado, ojalá que lo pases bien. Y si te tocó un sábado de miércoles, permitírtelo, a veces pasa que no llama, a veces pasa que te acompaña quien no queres tanto, a veces pasa que uno extraña y a veces pasa que tenes mucha pena y lo único que le podes poner al día, es el pijama. Acordate que la felicidad está en esas pequeñas cosas y que está un poquito sobrevaluada. La vida es eso, días buenos y días malos. Trata de vivir ambos con alegría, gratitud y como puedas. Feliz sábado ! #cuentacuentos #otoñoenlondres #quelopaseslomejorquepuedas

Desde aquel día y para siempre.

Puede sentarse, sugirió con una voz dulce. Cuénteme qué la trae por acá. Con la voz entrecortada se animó a pronunciar aquello que hacía varios meses tenía guardado en su alma y no podía compartir. “Es que nunca imaginé ser tan inútil, tan miedosa, tan impaciente y al mismo tiempo sentirme tan poderosa. Hizo una pausa y con lágrimas en los ojos, continuó. Si antes de tenerlos tan sólo alguien me lo hubiese dicho, yo me habría preparado mejor para esto, pero claro, nadie habla o tal vez a nadie le pasa. Yo sabía el tamaño del bebé en cada mes de embarazo, sabía qué carrito era mejor, qué hacer si te salían grietas. También sabía que a veces algunos bebés duermen más que otros, algunos sufren reflujo y que, llegado el caso, la leche de fórmula puede ser una opción. Todo eso lo sabía, lo leí, te lo cuentan las revistas. Hay productos inventados para cada tipo de necesidad y hay necesidades inventadas para cada tipo de producto y basta con agarrar el celular para saber dónde conseguirlos. Yo eso lo tenía claro.

Ahora que pienso debí poner más atención cuando en los ojos de mi hermana vi algo más que cansancio. Debí sospechar que el llanto de mi amiga no era pura y exclusivamente porque hacía 3 días que no iba al baño.

En voz alta las palabras toman forma y al escucharlas me arrepiento de haberle dicho recién que nadie me lo dijo o que a nadie le pasó. Lo que yo no hice es ver más allá. Cuesta la empatía cuando no tenes idea de que pasa del otro lado, porque claramente yo asumía que la cosa era tan natural que debía ser sencilla. Pero no. Por eso estoy acá. Porque jamás imaginé amar tan profundamente. Es un antes y un después. El punto de inflexión de mi vida. Porque se me corta el aire si pienso que algo puede pasarles, me quedo de noche viéndolos dormir y contemplo semejante maravilla; y a veces no duermo de solo pensarlo, porque se me llenan los ojos de lágrimas de imaginarlos en su primer día de clases, o en su carrera de natación o en el día de su casamiento. A mí me estafaron, qué es esta vulnerabilidad espantosa que me atravesó por completo. Que si creo en Dios? Ya no me debe soportar ese hombre de la cantidad de veces que le imploro los cuide noche y día.

Eso me pasó, por eso estoy acá. Porque hago lo que puedo y me cuestiono todo el tiempo si es lo correcto. Avanzo tres casilleros y retrocedo uno. Constantemente. No quiero herir sus sentimientos pero a veces me gana el agotamiento y grito y me contradigo, porque eso también es faltar el respeto y les enseño día a día a respetarse y respetar al prójimo y ahí estoy yo enojada a veces, contenta la gran mayoría. Es la vida, ya lo sé, pero esto es nuevo, jamás me pasó. Creía tener todo resuelto. Los abrazo fuerte siempre y a veces pienso que algún día necesitarán otros abrazos, y me da nervios pero me tranquiliza pensar que yo aún adulta necesito los brazos de mi madre y respiro aliviada. Yo los quiero libres pero cerquita, porque de solo pensar en que van a crecer me da vértigo. Le dije doc, yo no estoy bien. Un día pienso una cosa al otro día otra, intento no pensarlos todo el tiempo pero es imposible. Dígame qué me pasa, cómo me puede ayudar?

Hizo una pausa, dejó su lapicera, sonrió y le dijo: “Lo que a usted le pasa tiene nombre, se llama SER mamá”, le acercó un pañuelo y agregó “ y lo está haciendo muy bien”.

Feliz día mamás ❤.

Dedicado a las mamás de mi mundo incluidas las que son, las que lo desean y las que lo serán.

Autor: Flor the Flower

Haga silencio. Ser humano en construcción.

Para poder escuchar bien es necesario que el ruido deje de ser ruido y se transforme en un silencio moderado. Abrí bien las orejas, hace contacto visual, y pone tu corazón a disposición de la escucha, todo lo demás que se enmudezca. Porque es tu propia voz la que intenta decirte algo y es precisamente ese mensaje, la única respuesta válida. Podremos necesitar consejos, si los pedimos, bienvenidos, podremos necesitar comprensión, siempre es más sencillo sentirse acompañada, hay veces que inclusive necesitemos ayuda de especialistas, pero ahí adentro hay alguien que se transforma en dolor de panza si no le dan bolilla, en jaqueca si lo ignoran y en disfonía si lo subestiman, porque creo que es de las entrañas de donde emergen las razones más fuertes de nuestras propias elecciones y caminos. Se vos y nadie más que vos. No copies porque la copia nunca es fiel ni aunque la firme un escribano. Cada una tiene sus realidades, circunstancias, criterios y formas y me parece sabio nunca perder de vista eso.

Busca contención, busca empatía, busca a ese alguien que calma tus atormentadas preguntas sin respuestas, deci en voz alta lo que te pasa que con solo escucharlo el problema se hace más chiquito. Pero hacer lo que uno siente es lo mejor. No es tesudez ni omnipotencia, es sinceridad con lo que uno quiere.

En la maternidad todo el tiempo enfrentamos la toma decisiones, tratamos de unir lo que una cree con lo que entiende conocer a sus hijos y sus necesidades. A veces vamos de un lado para otro adopatando posturas ajenas que no encajan en nuestro ser. No se trata de a quien le resulta qué , ni tampoco de criticar lo que el otro decide con sus hijos, se trata de hacer lo mejor que puedes hacer y lo que te deja tranquila y cómoda.

Y así mi pequeño fue un día al jardín y no fue más hasta que ambos estemos listos.

La espera.

LA ESPERA.

Que difícil en los tiempos que corren no chocar con las realidades de lo que a uno le falta. Pumba en tu cara, abrís una revista, escuchas un programa de radio, visitas las redes sociales, y una plaga de mamás monotemáticas , te persiguen. Cuesta hacerse el gil cuando a donde miras estamos ahí, dando la teta, en la clase de natación, hablando del colecho, del cansancio y de los primeros días de jardín. Debe costar, se que cuesta.

Ojalá que no te desanimes. Ojalá que no te generemos sentimientos feos. La verdad yo no sé lo que se sufre, pero puedo imaginarlo.

A veces el camino no es tan sencillo y a diferencia de muchas cosas de la vida que se vive hoy, lleva su tiempo, no es inmediato y eso frustra.

Está bien que te quieras ir del chat porque de lo único que tu grupo de amigas habla, es de nenitos. Pero sabe que no es con maldad. La maternidad nos sacudió y necesitamos compartirlo.

Cada vez que te veo te imagino con un bebé en brazos y se me llenan los ojos de emoción. Porque si ese es tu deseo más grande, no puedo ni pensar la alegría que vas a sentir el día que te lo pongan encima.

No todas necesitamos las mismas cosas para sentirnos plenas. Pero si sentís que es eso lo que te falta, te deseo toda la suerte del mundo en que puedas conseguirlo.

Deja que lloremos juntas por esas pérdidas, porque yo si puedo empatizar con tu pena y te perdono si vos no podes hacerlo con mi felicidad. Porque creo que el único proyecto de la vida que no se puede reemplazar si uno tanto lo desea, es ese.

Cuídate y no pierdas la fe que todo llega. Capaz no de la forma que imaginaste pero llega. Quiero creer que si.

No veo la hora que recurras a mis relatos viejos de cuando no podía dar la teta o de cuando me sentí vulnerable el día que un enano me llamó mamá y te sientas identificada.

Mi silencio no es ausencia. No quiero obligarte a contarme nada. Solo quiero que sepas que pienso en vos, aún en veredas diferentes, pongo el pie en la calle que nos une y camino cerca tuyo para alivianar tu carga. Sos valiente. Te admiro.Y por favor no pienses que esto es un tema de quien merece qué. Porque si de eso se tratase, sos la primera en la lista.

Es la vida que nos toca. Una linda vida a la que tal vez se le exige un poco más de paciencia. Te quiero futura mamá.

Real. Mente.Amor

REAL. mente.Amor.

Hola que tal, agarremos un término que garpa y hagámoslo pedazos.

El concepto de real para mi se desvirtuó.

Hablamos de cosas reales pero no hablamos de realidades.

Y hablamos de partos reales y la primer foto que te muestran es una mujer con cara de exorcizada gritando de dolor y decís pucha que eso duele, pero real también es parir por cesárea con anestecia y con las uñas hechas. Y entonces pedimos a gritos hablar de lactancia y nos ponen una modelo dando la teta en una pasarela mientras desfila y yo digo que real también es que a esa misma hermosa mujer la pongas en el piso jugando o leyendo un cuento y transmite la misma entrega. Y entonces hablamos de cuerpos reales y ponemos una foto de una chica espléndida pero sin maquillaje así “parece algo mas natural”. Y entonces le damos de comer a los medios que publican unos titulares que son para agarrar el papel y hacerse un asado. Se ve que todavía no podemos sacarnos las etiquetas de encima y a las madres también las estereotipamos y rotulamos.

Ok fine con que la cosa no es soplar y hacer botella, al menos hablando desde mi experiencia hay cosas que me costaron y me cuestan, pero no me hagan creer tampoco que lo difícil de ser madre y verdadero trabajo, es una colita con caca o una teta a las 3 de la madrugada.

Qué es ser real ? Parecería que lo único real es la mamá con ojeras, cansada, colapasada que no tiene un minuto y entonces la que está regia y no se queja de lo poco que duerme, no es “tan real” y que conste que soy del primer grupo y no del segundo.

Las mamás podemos ser un día mamá Pinterest con banderines hechos a mano y al día siguiente la mamá que da de cenar un paquete de papas fritas y suplica que la patrulla canina lance un nuevo capítulo así no te rompen los quinotos.

Por favor no mal usemos un término que tanto bien nos hizo a las mamás de carne y hueso. Si si, a la misma mamá que tiene carne de más y a la que se le ven los huesos. Caducó la idea de la mamá perfecta, ya está no la peleemos mas porque se cae el relato solito solito, tiene fecha de vencimiento volver sobre el, es retroceder.Si sos mamá sabes que es imposible no padecer algunas de las tantas cosas, que buenas y malas, nos suceden y sacuden con la maternidad.

Y por favor no caigamos en lugares comunes de resumir con liviandad que todo lo que uno ve y con lo que no está tan de acuerdo, es pura y exclusivamente porque “proyectas tus frustaciones”. 1) no me gusta la palabra proyectar, ni soltar,ni fluir, ni ser de luz, chau lo dije. 2) Caranchofilas, me incomoda porque eso que nos quieren hacer comprar no es realidad o irrealidad, es marketing, es poner de moda conceptos, analizar y estudiar lo que vende, inventar una crema para mamis agotadas y tomarnos a la ligera subestimando nuestro intelecto. Lo que antes era la publicidad del detergente porque nuestro hábitat era la cocina, ahora es la mami que corre desesperada atrás del chico suplicándole que coma un brócoli, como si eso fuera el desafío más grande que tenemos las mamás hoy en día. Las mujeres atravesamos conflictos y dilemas existenciales constantemente, pero ahí estamos navegando un océano inmenso que tiene días de tormentas y olas enormes y tiene días de sol y agua calma. Hay algunas a las que “les llueve” más que a otras, pero en el todo, estamos todas.

Real es aquello que existe de manera verdadera o auténtica. Lo real, por lo tanto, pertenece al plano de la realidad. Y hete aqui el meollo de la cuestión. Entonces si real es sinónimo de verdadero, lo único verdadero que hace a una persona ser una mamá real, es tener “el hijo”. Circunstancias, realidades y contextos. Bueno fuera camaradas con responsabilidad de comunicación y llegada, que las tuvieran en cuenta de vez en cuando. Es mucho más complejo que el simple hecho de ser o no ser. También es comprar no comprar, tener no tener, hacer o no hacer. Y miles de mandatos sociales que recaen sobre nuestras espaldas.

Hay miles de formas, pero hay una forma y es la tuya. Busca inspiración pero no te exijas de más. Y no creas todo lo que ves. Una mamá flaca y mona, con la casa prolija y linda, también es una buena y dedicada mamá mientras que una mamá con juguetes hasta en el inodoro tal vez no los levanto porque le dio fiaca y no porque le colapso el sistema de tanto revuelo emocional convirtiéndola sin escalas en una súper mamá real.No todo es lo que parece.

Queres una mamá real, mírate al espejo, queres una mamá real levanta la cabeza y mira a los costados, queres hablar de algo real mira a tus hijos y pensa en el amor que le tenes.

Hacete un favor, mírate lindo, tene compasión de vos misma. Empatiza con vos misma. No te compares, permitite dudar, es sano tener opinión, júntate con gente que te haga bien porque nunca te olvides que la maternidad te hace un ser vulnerable y mucho más en los tiempos que corren.Y que no nos vendan humo, que hace mucho que no fumo y no tengo ganas de reincidir.

Autor: Flor the Flower.

A mí me duele igual que a vos.

“A mí me duele igual que a vos”, deslice mientras de nuevo se me tiraba encima porque supuestamente, yo era el dragón malo a quien derrotar. De verdad me duele, mamá es de carne y hueso. Yo no sé si le rompí la ilusión o si le hice un favor avisándole tempranamente que antes de creer que yo soy infalible e inquebrantable, soy un ser humano común y corriente que comete errores, que sufre y que a veces llora.

Jugar con varones es casi un deporte extremo. Te descuidaste y en dos segundos los montados encima tuyo. Yo siempre fui medio bruteli, de esas que le gustaba el fútbol, jugar a las luchas, esa chiquita que aun teniendo su barbie y sus pequeños Pony, añoraba el barco pirata de los Playmovil. Pero ahora como mamá tengo que hacer un esfuerzo para meterle onda al juego del karateca.

El punto que a mí de verdad me duelen algunos juegos que rozan la violencia, porque vamos a quien le gusta que le tiren con de todo, para eso está papi que los revolea por el aire feliz sin sufrimiento ni pánico.

Entonces una voz tímida dice en mis pensamientos “Sabes lo que pasa gordo”, a mamá a veces no le divierte jugar a eso, te lo digo de frente manteca y de paso también te digo que tampoco ver al goma de Blippi y sus tractores, ni a la señora que Chuli que abre huevos Kinder y no los come y a mi eso me parece un crimen. Pero ahí estamos mi culpa y yo, mis miedos y yo, mirando el dibujo o jugando a los caballeros aún no teniendo ganas. Será que me cuesta el estar y no estar. Sera que a veces creo conectar y desconecto. Será que llego el momento, luego de haber estado tan ahí, que le quite un poco mis ojos de encima y que me mire también. Que me anime a decir hijos míos mamá va a hablar con una amiga, diviértanse entre ustedes que yo los cuido de lejos en lugar de decir sorry mañana te llamo y me contas de tu vida.

Porque en ese “a mi también me duele” visualicé claramente que a mi también me pasan cosas. Que es un error confundir presencia con intensidad maternal poco saludable y ausencias mentales esporádicas con falta de afecto.

A veces y sin ánimos de juzgar las decisiones y formas de los demás, veo amigas, gente en la red social y demases, que en un periquete arma planes sin hijos, entra y sale de la casa, arma valijas chiquitas, hace gimnasia y de ahí se va a un almuerzo y de ahí si le alcanzan las horas se hace las manos y los pies antes habiendo ido a la oficina. Y me pregunto como carancho hacen? Pero no desde un lado de logística, está claro alguien las ayudará, sino como hacen para repartir tan bien la libido y seguir “siendo” aún siendo madres permitiéndose disfrutar plenamente.

Las realidades de cada personas son de cada personas y no todos tenemos las mismas oportunidades de elección por eso dadas las circunstancias de cada una, quiero pensar que elegir por un rato ponernos a nosotras, a nuestra relación marital, a nuestros deseos, un poco bajo el cuidado personal no hace mal. Cuantas veces me ha pasado que salir de la rutina de mamilandia me cargo de energías y me hizo una mejor mamá cuando llegue a casa?

Yo siempre insisto con lo mismo, estoy feliz con mi vida, y feliz no significa carecer de temitas, pero reafirmo mi decisión de responder a mi necesidad de estar en casa en los primeros años de mis hijos, porque siento que es ahí donde quiero estar. Pero a veces quiero salir corriendo y el simple hecho de permitirme decirlo en voz alta ya me libera la mente.

Creo y en eso estoy ahora, que diseñar un esquema donde pueda darme el espacio y no solo escasos minutos que restan o escapes mientras que se bañan y otros lo cuidan, sino verdaderamente un lugar, es fundamental para no caer en un terreno de frustraciones que sin querer trasladamos a nuestros hijos y se traducen en malos modos, poca paciencia y desarmonía.

Yo no me voy a castigar más en la comparación con las demás mamás porque tampoco conozco sus necesidades, ni sus criterios, ni sus formas, con solo estar segura que en esta etapa prefiero estar más cerquita y eso me satisface y alegra ya está bien. Pero de lo que sí debo ser consiente es de no perderme.

Sería horrible pensar que porque me elijo un rato no elijo a mis hijos. Por favor que no nos hagan creer eso. Por favor no nos digan que las mamás no podemos enfermarnos, que está pésimo hacer ese llamado importante mientras le ponemos los dibus, o que es un delito compramos unos zapatos nuevos en lugar de comprarles las zapas a ellos. Por favor no nos vendan que debemos ser robots y no seres humanos. Egoísmo es otra cosa, falta de amor no es eso. Dormí tranquila que tus hijos te aman aunque trabajes y sino mete la mano en el bolsillo y volve a mirar el corazón que te dibujo para desearte suerte en esa reunión importante, no cuentes las horas lejos de casa, conta las que faltan para ese abrazo interminable aunque te hayas ido un ratito. Hacer todo por los hijos también implica seguir viviendo y dejarlos divertirse con papá mientras mamá se va de joda, vincularse con los abuelos mientras te pones linda para reencontrarte con tu marido o simplemente dormirlos temprano para en la mesa ser 2 y no 4. Porque ellos están por encima de todo desde el día que supiste que los ibas a tener. Pero acá no es o ellos o yo, ganar o perder. Acá es convivir con múltiples roles y permitirme a mi tiempo, ir saliendo de vez en cuando con la cartera más liviana, rehacer una nueva yo, para a su vez permitirles a ellos caminar por el mundo sin la mirada permanente de mamá. Una cosa es desentenderse de los hijos que habrá quien lo hace y que pena por esos niños y otra muy distinta es elegirse de vez en cuando, es respirar libertad por cortita que sea, es charlar en una mesa sin tener que celebrar cada movimiento que hacen.

Yo más que en plan verano estoy en plan mujer, porque a mamá también le duele y te aseguro que más que a vos, porque me duele lo mío y me duele lo tuyo. Yo no soy heroina de nadie, yo soy una mamá imperfecta que los ama en forma desmedida, que es miedosa y culposa, pero que trata de como puede y le salga, volver despacito a encontrarse.

Autor: Flor the Flower

Ilustración: Gia para Voy por mi

¿Por qué celebro dos años de Flor the Flower? 🌷🌷

Escribir para mi es mucho más que un hobby, mucho más que un escape a mi rutina hermosa pero a veces tediosa y monótona. Para mi escribir es mostrar mi alma y corazón y con ello no sólo mostrar lo que mis ojos ven y sienten o lo que mi mente imagina o mi memoria recuerda . Sino que es dejar ver miedos, pánicos, deseos no alcanzados, frustraciones, enojos, tal vez la versión menos linda de mis versiones. Es animarse a exponerme y con ello a romper con la privacidad de algunas de mis ideas y pensamientos.

Le escribo a la niña que fui y a la que quise ser. Le escribo a la mujer que se esconde tras el espejo y a la que sale confiada en que ella lo va a lograr. Le escribo a la mamá temerosa que aún no se anima a moverse mucho sin ellos y a veces tiene culpa y también a la mamá divertida y amorosa que intento ser. Le escribo a mi mamá y a mi papá. A mis hermanos. Al amor de mi vida que me conoce más que yo, a mis hijos, a mi familia, a mis amigas de la infancia y a las de ahora, de siempre, del camino y de la vida, a mis compás del trabajo, a mis vecinos, a esa amiga que tal vez alguna vez destrate y le deba una disculpa y también a esa amiga que esta lejos y que me enseño a acortar distancias. Le escribo a los amigos de mis amigos. Y te escribo a vos, perfecto desconocido, que sin darte cuenta me has dado más a mi, de lo que yo te di a vos.

Cada una de las personas que me regala su tiempo para leer lo que escribo es parte de este espacio y es lo que lo hace grandioso.

Estoy gratamente sorprendida de que lo que arranco siendo un juego, hoy sea para mi, el comienzo de algo más grande que calienta motores tras bambalinas.

Acá no hay obligaciones, no hay temática establecida, no hay posteos obligados, ni conteo de seguidores. Acá hay personas que se encuentran en mis palabras o se desencuentran con mis opiniones. Pero hay personas con nombre y apellido, en un mismo lugar y un mismo momento, que dialogan.

Un espacio repleto de Libertad intelectual para decir y opinar lo que necesites.

A mí Flor the Flower me enseñó que no siempre todo está dicho y planeado. Me regaló una segunda chance para descubrir ese algo que me estaba faltando en mi trabajo anterior , esa voz que necesitaba salir.

El punto de inflexión fue la maternidad que sin duda me dio la más grandiosa aunque paradójica de las libertades. Me dejo decir lo que tenia ganas de decir. Y además de desafiarme permanentemente, me abrió la puerta a jugar a escribir. Como cuando era chica y escribía cartas y no entregaba . Cartas que hoy tengo y de vez en cuando leo. Amaba escribir cartas.

La diferencia es que ahora las comparto y que no solo me acompañan a mi, sino a muchos en esos días donde leer que no estamos solos, ayuda.

Gracias por tan lindos mensajes.

Gracias a los que me ayudaron a darle forma y contenido.

Gracias por contradecirme y enseñarme que podemos pensar distinto pero con respeto.

De alguna u otra manera les tengo cariño.

Te invito a que sigamos encontrándonos cuando quieras y puedas. Yo prometo lo mismo. Mientras haya ganas habrá voluntad de compartir con quien me lee, mis relatos, que tienen esa pisca de humor y doble sentido que me caracteriza y también tienen buenos deseos de hacer de este mundo un mundo un poquito más amable.

Por eso celebro. Porque para mi es una nueva oportunidad y soy de las que cree que los trenes pasan cuantas veces estén destinados a pasar. Por eso celebro. Porque yo soy esto sin más ni menos y en este mundo repleto de adulaciones, vidas aspiracionales y deberes ser, ser yo misma es mi mejor acto de rebeldía y eso que nunca fui muy patea tachos. Por eso celebro, porque no todo está perdido y todavía somos muchos los que queremos ser felices con lo que nos toca vivir.

Felices 2 para mi y para vos ❣️🌷.

Flor the Flower.

Ilustración: Gia para Voy por mi

A través de sus ojos

Una voz grave y segura, me llama la atención. El acento británico más exquisito, es una caricia a mis oídos. Es mi momento de relajo. Los únicos tal vez 20 minutos del día en donde los chicos se fueron con el papá a ver las uvas y tractores y yo puedo leer un libro. Pero esa voz me distrae. Dejo el libro para otro minuto y me doy vuelta a ponerle cara a esa voz. Es idéntico a Richard Jenkins, un actor americano que me encanta. Lo veo, lo escucho y trato de disimular para no ser tan obvia. Siempre desde chica, me gustó observar otra gente y hacerme historias.

En su reposera y junto a una niña de no más de 13 años lo encuentro. Asumo es su hija. Ella habla con mucha armonia y dulzura. Escucho como le describe la pisicina, la poca cantidad de personas, los árboles, la temperatura del agua. El le hace preguntas concisas acerca de escalones y bordes. Me percato que el señor es no vidente. Y no se porque pero se me hace un nudito en el pecho. Se meten juntos al agua y el murmura la sensación de infinidad que le provoca el chapuzón.Y esta en lo cierto. La pileta es enorme. Se lo nota disfrutando.Charlan. El pregunta acerca de Rachel y Clara. Ella le cuenta que se fueron de vacaciones a la Costa Azul.

“Te dejo solo, me voy a buscar una limonada”. Y yo no se por qué pero me pongo como en estado de alerta como si alguien me fuese a necesitar.

Es uno de los paisajes más hermosos que conocí en mi vida. Realmente el lugar me deslumbró. Cada rincón, es una foto. Y en lo único que pienso es, en que este señor se lo pierde.

Quieres ir mañana a Siena ? Creo que tenemos mucho para ver. Nos va a encantar.

¿Mucho para ver? De que habla este hombre. Acaso no sabe que no ve. Florencia acá la que no ve nada sos vos. El ve a través de los ojos de su dulce niña, el usa sus otros sentidos y arma en su mente la foto perfecta.

El siente, el imagina, el describe lo que su mente le dice que ve. Acaso el tiramisu no sabe más rico cuando cerras los ojos. Acaso el beso más profundo no lo das con los ojos cerrados. Acaso cuando te duele el alma no te invitas a pestañear largo y tendido.

Definitivamente podemos ver con los ojos cerrados. Lástima que últimamente lo único que hacemos es mirar torcido. No solo a los demás, sino a nosotros mismos. Si tan solo pudiéramos ver más con el corazón, dejaríamos de apreciar lo que nos falta para agradecer lo que tenemos y seriamos mucho más empaticos con las realidades de los demás.

Este padre e hija no solo robaron mi atención los escasos 10 minutos que pude ser yo sola en estas vacaciones, sino que dejaron flotando en mi cabeza pensamientos con pisca de aprendizaje.

Los veo venir corriendo con una sonrisa de oreja a oreja. Que maravillosa capacidad tienen los niños de mirar con pureza y sin ojos borrosos, el mundo que los rodea.

Y en esos segundos que nos separan de un abrazo, cierro mis ojos y prometo mirarme con amor, mirarlos con amor y tratar de enseñarles a elegir ser felices con lo que les toque vivir.

#relatosdeunasvacacionesenitalia #mirarconamor