Una novela cualquiera 6

☆ ᴄᴀʀᴍᴇɴ ☆

El casamiento de la China fue el gran suceso de ese año. Para Carmen, porque finalmente se casaba y para Soledad porque iba a ser la primera vez que se cruzaría con Gaspar después de la separación y encima con novia nueva. No se hablaba de otra cosa. Las chicas estaban entusiasmadas pero a veces evitaban juntarse con la China porque se había transformado en Bridezilla. Dejános algo para sorprendernos, le decía Leticia, con tono un tanto irónico.

Carmen desde chica soñó con ese día. Su Barbie y Ken estaban casados y tenían hijos, perros, mucha plata y una casa en la playa. Ese jueguito infantil no era más que un deseo personal a alcanzar. Lo que nunca imaginó la China es en el lío que se estaba metiendo. Existen personas buenas y malas en el mundo, y también existe la mamá de Nacho. Pobre Carmen, ella no era lo más clever del planeta y sus deseos de pertenecer y parecer eran notorios, pero de ahí a tener que soportar a la mismísima Cersei Lannister con aires de Reina Isabel reencarnada en Inesita, te la regalo. Era evidente que la familia de Nacho no estaba feliz con la elección de su hijo. Al principio ni un sí ni un no, pero cuando se dieron cuenta que la cosa iba en serio, empezaron a jugar sus cartas sucias. Nacho la quería a la China, pero además ella representaba su acto de rebeldía. Él quería ser libre, no como su hermano Santiago al que le enchufaron mujer ni bien terminó el secundario. Ojo Carmen era un chica preparada, trabajadora, simpática y por sobretodo muy atractiva, pero era Perez no compuesto. Y semejante cuestión era, para la familia de Ignacio, un crimen. Crimen, así sin más, que parezca un accidente, pobre Inesita rodó por las escaleras. Ganas no le faltaron el día que la arrastró a la fuerza a una modista impagable y desagradable. Una escena tragicómica. Carmen llorando en el baño del lugar disfrazada de todas las Teresitas y Anitas con las que su suegra le hubiese encantado cazar a su hijo. Si con z y no con s. No tiene desperdicio ese cuento. Destrato, eso sintió. #unanovelacualquiera

Una novela cualquiera 5

★sᴏʟᴇᴅᴀᴅ ★

“Perdóname. Te juro que no quise irme así. Me dio miedo, no sé qué decirte. Éramos chicos, y yo era un inmaduro. No creas que a mi no me dolió. Me dolió por mi y por vos. No te merecías nada de eso. Con el diario del lunes sé que no vale, pero pienso que lo que pasó nos vino bien”.“Bien, bien? Me estás cargando Gaspar. ¡Cómo se nota que no tenés ni la menor idea de lo que fue mi vida después que te fuiste!. Te agradezco tus disculpas pero yo no tengo nada que disculparte a vos. El perdón me lo tengo que pedir yo. Cómo pude castigarme así. Las vendas en los ojos me las puse yo solita. Vos eras un buen chico. Así que no te preocupes por disculparte, pero por favor no me vengas a decir que fue lo mejor que me pudo pasar, porque dejame creer que hay una vida mejor que ésta. Cómo te subiste a ese avión te juro que no lo entiendo, pero eso quedó atrás. Chau, un gusto verte”.Un bocinazo la sacó de escena. Ojalá Gaspar le hubiese dicho perdoname. Toda esa charla fue un invento de su cabeza mientras miraba por la ventana del taxi y esa canción sonaba de fondo. Deberían prohibir las canciones de amor o al menos avisarte antes de que empiecen a sonar, que se viene algo empalagoso y para algunos macabro.La realidad fue que él habló con ella como si se hubiese encontrado con una compañera de colegio que no veía hace 20 años. Sonriendo le contó que estaba de visita unos días en Buenos Aires, asumiendo que Soledad sabía todo de su vida y sin entrar en tanto detalle.“ Quién te crees que sos pibe? Yo te borré de mi vida y no se si vivís en San Francisco, en Río o en San Isidro. Ni idea si te casaste con Martina, si tenés tres varones y dos perros que se llaman Enzo y Muñeco . Si seguís trabajando en Pepsi o te cambiaste a Google”. Lástima que ella si sabía todo eso. Hasta el nombre de los hijos sabía. Maldito, cómo se le ocurrió ponerle Juan. Ese era el nombre que le iban a poner a su hijo si es que alguna vez tenían uno. Soledad basta. No te maquines. No volvamos a esto por favor. Fue un encuentro insignificante. Respirá profundo y cálmate.“Son 200 pesos le dijo el señor del taxi”. Pagó y entró corriendo a su casa. #unanovelacualquiera #sneakpeek

Una novela cualquiera 4

☆ sᴏʟᴇᴅᴀᴅ ☆

Se saludaron con un beso en la mejilla, ese tipo de beso que dura más de lo normal, que detiene el tiempo, el que se da cerca de la comisura de la boca. Él le apretó los brazos cariñosamente y siguió viaje. Ella entró al local, no sabía si lo que quería eran unas botas o un pan lactal. Estaba desorbitada. Cómo era posible que el destino los haya cruzado otra vez después de tanto tiempo. Él no vivía en Argentina. Qué hacía ahí entonces. Soledad no estaba para fantasear nada y menos con Gaspar. Ella estaba sola y no necesitaba historias pasadas, necesitaba presente y por sobretodo futuro. No veía la hora de llegar a su casa y llamar a su mamá para contarle a quién se había encontrado. Aunque contarle a su mamá no era la mejor idea porque ella nunca lo había querido y mucho menos después de dejar a su hija con el corazón roto. La verdad es que ambos se habían roto el corazón.

En el taxi camino a su casa, no hacía más que mirar por la ventana. Para colmo de fondo sonaba en radio Aspen un tema de amor, el de la película Reto al destino, todo muy dantesco y bizarro. Se podía adivinar lo que estaba por suceder. Ni bien puso un pie en el ascensor las primeras lágrimas brotaron desde adentro. La invadió una sensación de profunda angustia. El simple hecho de verlo, le recordó su realidad. “Se puede ser feliz sin un amor” le repetían y se repetía pero eso era un mantra inventado para resguardarse un poco llegado el caso que nunca sucediera. La casa estaba muda. No volaba una mosca.

Se duchó, se puso cremas y se tiró en la cama. Todavía en su semblante había tristeza, esa que invade e incomoda. No otra vez pensó. Mandó un WhatsApp al grupo de amigas para ver si alguna andaba por ahí. Nunca estaban ahí. Siempre estaban ocupadas con pañales, cumpleaños infantiles o trabajo. Respondían los mensajes tarde. Soledad necesitaba de alguna manera sacar el tema, escupirlo del sistema. Viendo que ninguna contestó a su “Hola chiquis que tal todo?”, escribió sin anestesia, “Me encontré con Gaspar en Palermo”. Rápidamente todas se pusieron online. #unanovelacualquiera #sneakpeek #lasoledadqueduele #ficcion

Una novela cualquiera 3

★ ᴛᴇ ᴘʀᴇsᴇɴᴛᴏ ᴀ ʟᴇᴛɪᴄɪᴀ ★

Quién iba a imaginar en 1980 que unos años después, las Leticias iban a ser centro de cargadas. Si corrías con la suerte de tener un poco de pechos estabas salvada. Pero si en la repartida de atributos tu cuerpo daba más para nadadora de natación que modelo de corpiños, estabas condenada al fracaso. Era obvio que cuando cumpliera la mayoría de edad iba a hacer lo imposible para que le pagaran la cirugía estética. Y así lo hizo. Lástima que las tetas no eran lo único que acomplejaban a Leticia. El reflejo de su imagen en el espejo siempre había sido un tema para ella. Miles de horas en el gimnasio, dietas y muchas sesiones de terapia tratando de amigarse con ella misma. Padecía desórdenes alimenticios disfrazados de vida saludable. No puedo explicarte lo que le costó transitar su embarazo. Se pesaba todos los días durante las 40 semanas. Recién se le notó la panza al sexto mes. Hizo de todo para no engordar. Corría, hacia Pilates, yoga, drenaje linfático y comía lechuga. No sabemos cómo Pedro no nació verde. Su postparto fue para el olvido, vulnerabilidad nivel mil, para colmo fue una de las primeras del grupo en ser madre. Para algunas la maternidad no es instintiva ni fácil. Se sintió bastante sola en el transcurso del primer año de su bebé. Pasaba días en su living esperando llegara su novio, mirando televisión o leyendo algo. Insistía en comprarse esas revistas con la celebridad de turno espléndida recién parida en la portada bajo el titular “La lactancia me hizo volver rápido a mi peso”, que lo único que lograban era obsesionarla más. Ella no pudo amamantar a su hijo y eso la frustró. Ahí sí que aplicaba la rima cargosa que combinaba con su nombre. Porque en la actualidad hasta el portero de tu casa sabe como se alimenta tu bebé.

Ella y Soledad fueron compañeras de facultad. Se conocieron cuando les tocó hacer juntas un trabajo práctico de Macroeconomía. Se hicieron muy amigas. Compartían mucho tiempo juntas. Leticia fue un gran apoyo para Soledad cuando Gaspar la dejó. Era una mujer con muchos dilemas personales, con un pasado difícil, pero siempre al pie del cañón, siempre presente.

#unanovelacualquiera #ficción

Una novela cualquiera 2

★ ᴛᴇ ᴘʀᴇsᴇɴᴛᴏ ᴀ ᴄᴀʀᴍᴇɴ. ★. Carmen se hacía llamar China. De oriental no tenía nada, ni sushi comía porque era alérgica al pescado. Los ojos más redondos que jamás hayas visto, así que nunca nadie entendió a qué se debía el apodo. La realidad era que no le gustaba su nombre, le parecía aburrido, popular y de vieja. Su mamá insistía en explicarle cada vez que salía el tema que era una tradición familiar que no podía romperse porque sino corrían el peligro de la desdicha. La China era licenciada en Marketing, trabajó muchos años en una empresa multinacional americana, pero a sus treinta y tres nacieran las mellizas y colgó los botines o mejor dicho las presentaciones en PowerPoint. Adivina cómo llamó a una de las bebas. Típico de la China, romper las guindas con todo, criticar la vida del resto y después hacer aquello que en su momento defenestró. Carmencita le puso. Le parecía distinguido. Pobre ella siempre quiso parecer distinguida y cuando se enganchó a Nacho tocó el cielo con las manos. Hacía un esfuerzo sobrenatural por decir traje de baño en lugar de malla, colorado en lugar de rojo y tomar el té en lugar de la leche. Qué pena, que feo querer aparentar algo que uno no es. Muy común en los tiempos que corren. La cuestión es que la China estaba casada con Nacho, un amigo de Gaspar y de ahí que conocía a Soledad. Las presentaron en un asado. Soledad fue la única simpática que al menos registró su llegada y le ofreció sentarse al lado. A los dos segundos estaban hablando. Muy por el contrario, las novias de los demás que ni bola, la miraron medio raro. Típica reacción del snobismo moderno de un grupo ya establecido que no quiere nuevos integrantes y menos si no son del mismo ámbito. Pero la China moría por ser parte. Primera pregunta ¿ A qué colegio fuiste?. Viste que es como que la gente casi está en edad de jubilarse pero le interesa saber a qué colegio fuiste. Te define, te da derechos. Y obviamente la China que renegaba de Carmen pero por sobretodo de Pérez no compuesto, no tuvo más remedio que hablar de su pedigrí. Carmen no era mala, era boluda nomás. #autorflortheflower #unanovelacualquiera

Una novela cualquiera 1

★ ᴛᴇ ᴘʀᴇsᴇɴᴛᴏ ᴀ sᴏʟᴇᴅᴀᴅ ★· El otoño era inminente. Los rayos de sol ya no tenían la misma potencia que en verano. Era sábado alrededor del mediodía. En general casi el noventa por ciento de su entorno tenía planes los sábados al mediodía. Si no eran partidos de fútbol de los hijos, eran almuerzos familiares o juntadas multitudinarias de amigos rodeados de niños. Mientras tanto ella, paseaba mirando vidrieras. Este último tiempo había dedicado mucho de su rato libre a deambular por los paseos de compras. Llenaba su placard de ropa que muy posiblemente jamás usaría. Imaginaba salidas, cenas, pensaba entre sueños qué ponerse para ese día. Pero ese día no llegaba nunca. Parada en su local favorito de zapatos, dispuesta a gastar una millonada y comprar el cuarto par de botas de la temporada que todavía ni siquiera había empezado, alguien le golpeó el hombro. Ella no se inmutó. Soledad sos vos? Le preguntó una voz masculina que le sonó familiar. Se dio vuelta, medio desorientada y ahí lo vio. Tragó saliva, levantó las cejas y parpadeó. Atrás de esa barba canosa y pelo despeinado estaba él. Qué haces acá? Fue lo primero que se animó a decir. Hola, no? Le contestó. A ella no le salían las palabras de la boca y no podía controlar el ritmo acelerado de su corazón que latía a mil por hora. Habían pasado años, más que años, una vida, desde que no se veían, pero cuando uno se encuentra con personas que guarda y lleva adentro, siente como si las hubiera visto ayer. Esas personas aparecen en fotos, canciones, olores, recuerdos. Y ahí están tatuadas en las profundidades del alma. Mantuvieron una conversación corta, poniéndose rápidamente al día, muy por arriba. Como en esas escenas de película que tanto ella había visto y había implorado le pasara, ahí estaba, sonriendo amablemente frente a un desconocido conocido que alguna vez supo ser el amor de su vida. Ella decía que no, que uno únicamente puede declarar al amor de la vida el día que muere. No hacía falta llegar a la muerte para percibir que para ella, él tenía ese título. También era real que ella un poco había muerto el día que él la dejó.#unanovelacualquiera #sneakpeek #encrudo

Gracias

La tecnología permitió que una persona en Bombay esté en vivo en una reunión que se hace en Lima. A mí me parece mágico y no entiendo cómo es posible. Pero como dicen, mejor creer en la magia que pasarse la vida descifrando los trucos. Saber que yo escribo mirando un cielo gris en pleno invierno, y al mismo tiempo, vos me leas amaneciendo con un sol que te da en la cara, es maravilloso. Recibir un mensaje desde Salta o Madrid, que diga que ese cuento era todo lo que necesitabas para sentirte acompañada, cuando yo simplemente aguardando en una sala de espera, junte tres pensamientos y los volqué al papel, me roba mas de un suspiro. Por qué escribo? Para qué ? Para quién? No podría contestarte ninguna de las tres.Lo que si sé, es cómo. Con el corazón. Si yo lo leo y no me gusta, no lo comparto. Si lo repaso y me enoja, lo suavizo. Si cuando lo someto al filtro de la honestidad, está exagerado, lo reescribo. Si puedo herir feo, lo pienso.Y en ese mismo momento me imagino las hoy 4 mil personas leyéndolo en un lado o las 22 mil en otro y me da dolor de panza. A mi casamiento fueron 350 personas y me pareció una multitud de ojos sobre mis espaldas. Imagínate invitar a cenar a tu casa a 4 mil. Pero 4 mil al lado de 50 mil no son nada. Y 50 mil al lado de 3 millones menos. Y vuelvo a recordar, que una revista en una isla desconocida para mi, pensó en mis cuentos para compartir con sus habitantes, y eso me alegra. Como ese día que me animé a leer en voz alta algo triste que escribí y cuando levanté la cabeza, medio aula se secaba las lágrimas porque mi cuento les había tocado una fibra en el cajón de sus recuerdos.“Tenés linda voz, deberías hacer podcast”, me dijeron un día, y yo no me lo creí, mirá si con este inglés gaucho y mis cuentos de finales felices yo voy a hacer eso. Y vuelvo a pensar en que estoy tarde y que me falta mucho por leer, y aprender, pero que voy andando.Y que aunque algunas puertas no se abran no significa que todo está perdido. No tiene por qué gustarle a todos lo que escribo, convivir con el descontento de la mirada del otro, es saber vivir.Así que si vos te animás, yo me animo. Chiquito pero grande, y eso es un montón. Mi voz, tu voz. #gracias

Autor: Flor the flower

Me gusta la gente…

Me gusta la gente que llega a tu casa con una torta en la mano para acompañar con el mate. Desensilla, tira la cartera grande, porque esa gente usa bolsos grandes, te saluda con un abrazo y te dice qué lindo es verte. No te cuenta la cantidad de horas de menos que durmió para poder llegar a tu casa ni tampoco lo que tardó en cocinar el budín, porque esa gente no se queja porque está más preocupada en vivir con lo que tiene que con lo que le falta. Amo la gente que te demuestra el cariño.Un mensajito deseándote suerte en tu exámen de manejo. Aquel que regala atención, buenos deseos y por qué no un obsequio envuelto en un lindo papel con una tarjeta que dice te extraño. Gente que te tiene en su radar, que te agenda en su mente. Una mente sin complejos. Gente que se reserva el día de tu cumple por si existe la remota posibilidad que lo festejes. Gente de corazón simple. Que sigilosamente hace mucho más por el universo que muchos que se jactan de bondadosos bajo el bastardeado lema “yo vivo y dejo vivir”. Esta gente amorosa no es que no ve las cosas, muy por el contrario, esa gente no tranza con injusticias, pero las transforma . La vida moderna a la que siento le han sacado mucho de buenas prácticas, nos invita permanentemente a pensar sólo en nosotros mismos mientras que el mundo se despedaza lentamente. Y así como una enfermedad contagiosa, nos escapamos corriendo de la “mala vibra”que nosotros mismos decretamos existente.La confianza en la bondad de los demás es gran testimonio de la bondad propia, alguna vez leí eso y me hizo mucho sentido. Muy poca es la gente que antes de dormirse pide por los demás.Y eso se nota, esa energía de la buena. Esa gente es la que vale la pena. A esa invitá a tu casa, ponéle comida rica en la mesa, pensála. No gastes pólvora en chimangos. Más bien cuidá al que vale la pena.Porque es ese tipo de gente que te hace mejor ser humano. Esa gente que no alardea sus actos y no evangeliza su arte de vivir porque ni él se cree lo gigante que es. Esa gente es la que va a cambiar el mundo, la que crea y cria hijos que cambien el mundo. Yo creo que al final del día, somos un poco las personas que nos rodean.#sharingiscaring #buencorazón#gestos

Autor: Flor the flower

Sororidad

“Bastaba con que Cenicienta le diera la mano a Frida”.No es cuestión de posturas. No es cuestión de opiniones. Frente a la bandera de lo siniestro la única respuesta es la del repudio. Estamos hablando de violencia de género. Aprovechemos esta oportunidad para conversar, recomponer, educar, construir, valorar, hacer, discutir, apoyar, colaborar, exponer, reflexionar. Me conmovió el relato pero lamentablemente no me sorprendió. Pasa a cada rato y nos estamos haciendo los giles. ¿Cuánto registramos de nuestro alrededor?. Al menos yo siento la necesidad de decir que los únicos pañuelos que hoy importan son aquellos que secan las lágrimas que se derraman por el estupor y el dolor. La violencia es violencia y punto. Que no sólo alzo mi voz porque tengo sobrinas y hermanas y porque soy mujer y tengo hijos. Lo hago porque soy un ser humano que quiere vivir en un lugar más justo y equitativo, menos violento, más amigable, menos competitivo, más equilibrado. Realidades. Contextos. Circunstancias. Empatía. Sororidad. Respeto. No da lo mismo. No es lo mismo. Cuídate. Pedí ayuda. Ayudá. De la mano. Da la mano. Basta ya. Demostremos que juntas somos mucho más que la suma de las partes. Que se caiga la vergüenza, el mal, la ignorancia y la crueldad. Derechos no opiniones. Derechos. No es joda. #miracomonosponemos #sermujeresunamaravilla

Autor: Flor the flower

Matrimillas acumuladas

“Gorda, parece que si River gana la Libertadores, los chicos están organizando para ir a Japón”. En esa frase hay dos cosas típicas de un marido en la previa de tomarse el palo. Uno el uso del “Parece”, como si fuese un suceso evidente y dos la sugerencia que “los chicos” le pusieron una pistola en la cabeza y lo arrastraron al plan. No le di mucha bola, pensé que no lo iban a ganar y menos aún que se iban a poner de acuerdo tan rápido con sus galliamigos para tal aventura. La cosa es que la banda ganó y los muchachos volaron a Japón. No es que yo no quería que se divierta, sólo que conste que sus libertades no eran las mías, y que mi plan era quedarme en Bs As con 40 grados, un embarazo de 7 meses, un nene de año y tanto y una retención de líquidos importante. Que habilidad tienen los hombres para sacar un asado de la galera y hacerlo realidad en segundos. Sorry, chicas que vuelteras que somos. “Yo el martes no, yo el miércoles tengo yoga, jueves imposible Mati se va a fútbol, yo el sábado tengo el cumple de la prima de mi prima”, por el amor de Harry y Meg, pongamos fecha que quiero dejar a los caniches, ponerme linda y salir a charlar con amigas. “Bueno yo no tengo la culpa que no se te ocurran planes, vos ándate cuando quieras que yo me ocupo”. En ese mismo instante me tomaría un vuelo a New York, reventaría la tarjeta por los aires y lo dejaría al “Señor Vos Andate”, con una listita pequeña de cosas para hacer y un éxitos en el desayuno de las mamis del cole. No dudo de sus habilidades, en esta casa se copaterna, pero no es tan sencillo desaparecerme.“Una vez en la vida pasan estas cosas”. Contate otro pero esta vuelta que nos riamos todos. “Es una reunión laboral”, y el pibe te manda fotos de un safari exótico en el medio de Africa. Gran invento corporativo el team building. Eii vos Pepe Team Building, venite en equipo a bañarme a los chicos.El 8 de Diciembre bautizaban a mi sobrino. ¿ Era necesario que te pasaran a buscar por la iglesia con una combi rumbo a Ezeiza con todos? No me olvido más esa escena dantesca. Que lindos los templos, así que el sushi es rico, que tal la noche nipona?. Acá te esperamos, tráeme un regalito y acordate que este viaje vale doble, computa embarazo más rivalidad futbolera. #mividaconmigo #matrimillas #queadubaimevoyyo #niparalalunademielsetomotantosdias #categoriaemerald #sejugoconelregalo